Toxoplasmosis

El tema de la toxoplasmosis como una causa de aborto es un tema ampliamente difundido pero explicaremos de forma clara y sencilla lo que debes saber.

Primero la toxoplasmosis es producida por un parásito, las personas generalmente la asocian a los gatos, sin embargo, estos mininos solamente ocasionan infección en los humanos en el 10% de los casos, por lo que la principal causa de contaminación son carnes no cocinadas o mal cocidas (los famosos 3/4 o termino medio que pedimos en los restaurantes). La otra cosa importante es que en un paciente común y corriente, con un sistema inmunológico normal, no produce ninguna sintomatología ni repercusión en la salud, también es necesario saber que la prevalencia de esta infección parasitaria es endémica en todo el mundo, es decir, que el 90% de las personas tienen la infección.

Partiendo de lo anterior, es lógico pensar que las probabilidades de adquirir la infección durante el embarazo es relativamente baja, pero de ocurrir se han descrito alteraciones importantes y van de acuerdo al trimestre o meses de embarazo al momento de adquirir la infección. Si la infestación ocurre durante los primeros tres meses se ha relacionado con abortos, en cambio si ésta ocurre después de la semana 12 se ha asociado a alteraciones del cerebro fetal como ventriculomegalia, infartos cerebrales, agenesia del cuerpo calloso y otros términos médicos que no tienen relevancia en esta publicación, y si ocurre al final del embarazo se puede asociar a la aparición de toxoplasmosis ocular que produce ceguera.

Pues bien, de ahí viene la idea, de antes de planificar el embarazo realizar la cuantificación de la toxoplasmosis, eso se realiza mediante dos examenes, el más conocido es el toxotest. En el se determinan dos antígenos (IgG e IgM). Para entenderlo fácilmente:

  • IgG positiva indica que ya ocurrió la infección y que no debes preocuparte por adquirirla durante el embarazo (ya que se generó inmunidad y no vas a volver a padecerla, como el ejemplo de la varicela – da una vez y no vuelve a dar-) por lo que las complicaciones durante el embarazo son nulas.
  • IgM positiva indica infección reciente, por lo que tienes dos opciones ya sea realizar el test de avidez (que no está disponible en todos los países) y confirmar la infección o empezar el tratamiento asumiendo riesgo beneficio con pirimetamina (tiene que ser prescrito por un especialista) o clindamicina. En otros países antes de empezar el tratamiento orientan realizar amniocentesis para confirmar la presencia de antígenos en el líquido amniótico, pero es un proceso delicado que puede incurrir en la pérdida de la gestación, hematomas placentarios, lesión fetal y desprendimiento de placenta. Tu medico deberá aconsejarte que es lo mejor en tu caso.
  • IgG negativa, quiere decir que nunca has estado expuesta a la infección, por lo que es imperativo extremar medidas como la higiene de manos, la coccion adecuada de carnes, mariscos, lavar adecuadamente las verduras, etc. ya que de adquirir la infección durante el embarazo tienes riesgo a tener alteraciones fetales.

En caso de que no hayas planificado el embarazo y hayas quedado embarazada durante la marcha y sin saber tu status ante la toxoplasmosis, tu gine te enviará los estudios en el primer control prenatal y en la segunda mitad de embarazo.

- Publicidad -

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimos artículos

Salir de la versión móvil