27.7 C
Managua
lunes, febrero 6, 2023

Anticonceptivos, ¿Cuál es el mejor?

Debe leer

VIH y embarazo

La depresión posparto

Parto pretermino

Diabetes gestacional

Esta es una de las preguntas más difíciles de contestar cuando queremos dar consejería sobre anticoncepción. Hay muchos mitos sobre el uso de anticonceptivos en mujeres que no ha tenido hijos y queremos escribir un poco sobre ello.

En principio no hay una receta mágica para decidir cuál es el mejor, la elección dependerá de que tu médico te brinde toda la información necesaria de los diferentes métodos y que la usuaria misma haga su elección, antes de ello debemos mencionar que:

  • La eficacia de los métodos es sobre el 90% siempre y cuando se utilicen adecuadamente.
  • No todas las pacientes reaccionan igual.
  • Los métodos anticonceptivos no producen cáncer.
  • Los métodos anticonceptivos no producen infertilidad.

Píldora anticonceptiva: 

Hay de diferentes formulaciones, unas a bases de estrógenos con progestinas, otras con progestinas solas (la llamada minipildora), en términos generales las píldoras son muy efectivas siempre y cuando se tomen todos los días (que no se te olviden) y tratando de que sea a la misma hora. Un tip que le damos a las pacientes es que las pongan junto al lavabo donde se cepillan los dientes, de esa manera la respuesta será automática y la tomarás en cuanto hayas terminado el cepillado de los mismos. Un error frecuente es esconderlas (de los padres, o del esposo) y guardarlas en los bolsos, gavetas o anaqueles: si no las ves es más probable que se te olviden. 

¿Cuándo debes usarla? algunos fabricantes recomiendan usarlas a partir del 8vo día del ciclo, a nuestro parecer es una práctica muy arriesgada, porque si tienes ovulaciones prematuras, ocurrirá el embarazo ya que el anticonceptivo no logrará bloquear la ovulación, a nuestras pacientes les recomendamos iniciarlas con el primer día del sangrado (así es más efectiva), si olvidas una o dos pastillas, tomas las que se te han olvidado más la que tenías planificada para ese día. NUNCA debes de pasar más de tres días sin tomarla, ya que representa un riesgo de embarazo inminente, en ese caso puedes además de las pastillas usar preservativos durante una semana para evitar el embarazo. Si suspendes abruptamente las pastillas también puede resultar en descontrol de la regla y en riesgo de embarazo.

Como comentamos anteriormente hay diferentes formulaciones, algunas darán más reacciones que otras, por ejemplo dolor en el vientre, dolor de cabeza, náuseas, o dolor en las piernas. Debes valorar en conjunto con tu ginecólogo si debes continuar con el tratamiento. Recomendación importante: espera tres meses al menos para decidir si debes cambiar de método, ya que es normal que en los primeros meses tu cuerpo aún se esté adecuando al método anticonceptivo. 

Si estás dando lactancia también tienes la posibilidad de usar anticonceptivos orales, pero debes fijarte bien que lleven únicamente progestina (como desogestrel, levonorgestrel, etc.) pero nunca debe estar acompañada de estrógenos.

Inyección:

Hay de dos tipos, mensuales y trimestrales, igual que en los anticonceptivos orales algunos fabricantes recomiendan usarlas al octavo día del ciclo, nosotros preferimos enviarlas a partir del primer día de la regla si es la primera vez que la usas. Si tu ya usas otros anticonceptivos, lo ideal es usarla el día que se supone empezarías tu anticonceptivo regular, a esto le llamamos traslape, por dar un ejemplo, tu usas anticonceptivos orales y ahora quieres probar con las inyecciones: si se supone que el día viernes iniciabas un nuevo cartón o blíster de píldoras, ese día en lugar de empezarlo te pones la inyección; de esta manera estarás protegida durante todo el mes. La mayoría de las pacientes quedan embarazadas al cambiar el método, porque piensan que deben esperar la regla para usar el nuevo y eso no debe ser así!

Las inyecciones pueden producir en algunos casos malestar general, dolor de cabeza y en algunos casos ausencia de menstruación o sangrados intermitentes, en estos casos recomendamos esperar tres meses antes de cambiar de método, puede ser que tu cuerpo esté en proceso de adaptación. Al igual que los anticonceptivos orales si se te olvida ponerte la dosis en la fecha que tenías prevista te la puedes aplicar en cualquier momento, pero auxiliarte del preservativo durante una semana para volver a tener los niveles de anticonceptivos en la sangre y que sea seguro evitar el embarazo.

Dispositivo intrauterino: Existen dos tipos, el clásico que es a base de cobre y otro que tiene levonorgestrel. Explicaremos rápidamente ambos. 

El que está hecho a base de cobre evita el embarazo porque produce una pequeña inflamacion en el endometrio (de ahí que las pacientes refieran que cuando lo usan tienen más flujo de lo normal), en términos generales tener más flujo no significa infección (a menos que sea de color verde o gris, tenga mal olor o produzca picazón). La mayor parte de las pacientes refieren que los sangrados son más abundantes, es decir, la regla dura más días y se cambian más toallas sanitarias por día. En principio estos síntomas se disminuyen después del tercer mes de usarla, por lo que no debes salir corriendo a retirarla. Generalmente recomendamos ponerla con la menstruación por dos razones; primero porque así garantizamos que la paciente no está embarazada y por otro lado porque el cuello del útero está más permeable por lo que la colocación se hace menos difícil. Hay médicos que ponen el DIU en cualquier momento del ciclo menstrual (y eso está bien) pero antes de colocarlo debes hacerte una prueba de embarazo en sangre. También podemos colocar el Diu inmediatamente después del parto o de la cesárea, es una práctica común pero yo difiero porque el cérvix está dilatado y el DIU puede moverse o expulsarse, entonces la paciente tiene la falsa impresión que su cuerpo está rechazando el dispositivo y obviamente no intentará colocarlo más adelante.

El que está hecho a base de levonorgestrel funciona de manera diferente, éste tiene como función mantener el endometrio delgado durante todo el ciclo menstrual (de ahí que la mayor parte de las pacientes refieren manchas oscuras en la menstruación o que no les baja del todo), entre otras funciones. Este dispositivo generalmente lo recomendamos en mujeres que tiene sangrado abundantes, que tienen miomas que no son quirúrgicos o en mujeres que generalmente no quieren estar tomando píldoras o inyectándose.

Cuando decides colocar un DIU ya sea de cobre o con levonorgestrel es importante la fidelidad de la pareja, ya que al ser un dispositivo esto hace que tengas más susceptibilidad a infecciones bacterianas y por hongos. Ya sabes que el único método que previene el VIH, herpes y demás es el preservativo. Las revisiones se hacen de la siguiente manera, la primera a la semana de haberlo colocado, la segunda al primer mes de haberlo puesto, la siguiente a los tres meses, la cuarta a los 6 meses y después de eso, queda revisando el DIU (con inspección visual por el ginecólogo y con ultrasonido) de manera anual y al mismo tiempo aprovechas y te haces tu PAP anual en la misma consulta. El DIU de cobre tiene la ventaja de no ser un método hormonal, por lo que no vas a aumentar de peso ni te «contaminarás» la sangre. Es importante saber que si utilizas este método debes tener cuidado de no coger ninguna infección vaginal ya que hay una enfermedad conocida como EPI (enfermedad pélvica inflamatoria) que podría inflamar las trompas y bloquearlas. Debes consultar con tu ginecólogo de confianza si ese es el mejor método para ti. Nosotros lo recomendamos si y sólo si, tu pareja es estable y tienes garantías de fidelidad «demostrable»

Cualquier dispositivo que escojas debes recordar dos cosas: primero, puede moverse, por lo que es importante revisarlo como lo comentamos anteriormente, y lo otro es que el de cobre puede ser efectivo por un período de hasta 10 años, mientras que el de levonorgestrel por un período máximo de 5 años. A partir de esa fecha debes retirarlo y colocar uno nuevo.

Implante subdérmico:

Se ha vuelo muy común en las chicas adolescente por lo discreto que resulta, además por el tabú de que al colocar el DIU se siente molestias al tener relaciones sexuales (cada paciente es menos o más sensible a esto en dependencia de la lubricación sexual). Hay de dos tipos, uno que dura tres años y otro que dura cinco años (debes consultar a tu ginecólogo antes de colocarlo y anotar la fecha en un calendario donde no se te pierda el dato). La colocación es sencilla, normalmente en el antebrazo, con anestesia local y el procedimiento no dura más de tres minutos, los cuidados van centrados en cuidar la pequeña herida que se te hace (de menos de un centímetro) y muchas veces no colocamos puntos, sino un pequeño esparadrapo por unos cinco días antes de retirarlo. Si después de colocarlo presentas dolor, fiebre o enrojecimiento donde fue colocado, debes consultar a tu médico para valorar el retiro y la re-ubicación.

Al igual que los otros métodos debes tener cuidado de que tiene que pasar un periodo antes de tener sexo ya que la hormona que tiene (usualmente levonorgestrel) se libere a niveles constantes como para que pueda ser efectivo. En otras palabras, no lo coloques hoy y tengas relaciones sin protección adicional al día siguiente, generalmente recomendamos 10 días después de la colocación para que las relaciones sexuales sean seguras. Con el uso del implante hay dos cosas que debemos mencionar, la primera que no todas las pacientes reaccionan igual (algunas no les pasa absolutamente nada y otras empiezan a tener sangrados intermenstruales), esto ya lo comentábamos anteriormente, debes esperar unos tres meses para que tu cuerpo se vaya aceptando el método. Y la otra cosa super importante es que es peso/dependiente, es decir que debes cuidar mucho tu peso, si aumentas un 10% de tu peso regular puede que pierda efectividad e inevitablemente puedas quedar embarazada, debes preguntar a tu ginecólogo de preferencia.

Preservativos:

El clásico de los clásicos, si bien es cierto todo mundo los conoce nos parece importante mencionar algunas cosas:

  • Nunca deben guardarse en la cartera, ya que el látex se derrite y puede romperse.
  • Hay diferentes tallas, un condón XL en un pene pequeño podrá filtrar el semen y un condón demasiado apretado hará que las relaciones sean dolorosas.
  • Hay personas que son alérgicas al látex y a los SABORES (fresa, banano, mora, etc.) por lo que pueden cambiar el pH y producir infecciones vaginales y en el hombre producir algo que se llama balanitis (que es la inflamación del glande o cabeza del pene).
  • El condón siempre debe colocarse antes de la penetración. Hemos tenido pacientes que se colocan el condón antes de la eyaculación y debemos recordar que el líquido pre-seminal también lleva espermatozoides por lo que el embarazo puede ser inminente.
  • Jamás ni nunca uses vaselina, saliva ni aceites porque se rompen, el preservativo per se ya tiene lubricante, pero si necesitas ayuda adicional utiliza uno a base de agua.

Si eres de las personas que disfrutan del sexo anal, deben de hacer cambio de preservativo, nunca usar el mismo para penetrar vagina y ano durante el acto sexual.

PPMS (pastilla de la mañana siguiente):

Es una píldora de emergencia, generalmente recomendamos dos dosis, una inmediatamente después de la relación sexual y la segunda a las 48 horas después. Importante: si no la tomas de esa manera y pasa mucho tiempo (porque dio pena, no había farmacia abierta a esa hora, etc.) debes tomarla tan pronto como te sea posible, pero nunca excediendo la primera pastilla después de las 24 horas (en ese caso la segunda te la tomarías al día siguiente de la primera).

Aquí nos queremos centrar en dos cosas; la primera es recordar que se trata de una píldora de emergencia, no es un método anticonceptivo, esto quiere decir que si tienes relaciones una o dos veces por semana, es mejor utilizar un método que te proteja mejor (y no la PPMS) y finalmente que la PPMS tiene altas dosis de levonorgestrel y tienes que estar preparada de que la regla se te descontrole ( a veces se adelanta o se retrasa). La mejor manera de salir de duda es realizar una prueba de embarazo en sangre 14 días después de la relación sexual.

Tratamos de abordar los métodos más comunes y con los cuales los adolescentes (y adultos) están mas relacionados. Esperamos que la información sea de ayuda y te brinde información sobre como evitar un embarazo no deseado.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos artículos

VIH y embarazo

La depresión posparto

Parto pretermino

Diabetes gestacional

Infección por VPH