22.6 C
Managua
jueves, diciembre 1, 2022

Sexo y sexualidad ¿Qué tanto sabemos de educación sexual?

Debe leer

Parto pretermino

Diabetes gestacional

Infección por VPH

En nuestra actualidad es muy común escuchar términos como sexualidad, sexo, orientación, preferencias sexuales y género, pero ¿Qué tanto sabemos de cada uno de estos términos? La educación sexual se ha convertido en referencia para los currículos educativos actuales, sin embargo, somos conscientes y testigos de primera mano de la enorme brecha educativa que hay respecto a la interiorización y conocimiento adecuado de toda la esfera de sexualidad.

A pesar de que educación sexual engloba las adecuadas prácticas sexuales, uso correcto de anticonceptivos, etc. Hablaremos de las palabras y términos que hacen referencia a la sexualidad, pero nos preguntamos realmente ¿que implica la sexualidad? La sexualidad hace referencia a la dimensión fundamental del hecho de ser humano, la sexualidad es el resultado de la interacción de factores biológicos, psicológicos, socioeconómicos, culturales, éticos y religiosos o espirituales que incluyen las preferencias sexuales, las prácticas sexuales, la orientación sexual, el erotismo, la vinculación afectiva, el amor y la reproducción.

Sexo se refiere al hecho e imprescindible factor y características biológicas que definen el ser hembras o machos

Es decir la asignación biológica de acuerdo a nuestros órganos sexuales y reproductivos.  De la mano del término sexo encontramos la palabra “Género” que resulta es la suma de valores, prácticas o características culturales basadas en el sexo.

Desde un abordaje psicológico la sexualidad basa sus principios y fundamentos en términos tales como: identidad de género, orientación e identidad sexual, mismos nos que resulta imprescindible. En primer lugar, nos referimos a la identidad de género, acá hablamos del grado en que cada persona se identifica como masculina o femenina o alguna combinación de ambos. Es el marco de referencia interno, construido a través del tiempo, que permite a los individuos organizar un autoconcepto y a comportarse socialmente en relación a la percepción de su propio sexo y género. La orientación sexual por su parte describe la organización específica del erotismo y/o el vínculo emocional de un individuo en relación al género de la pareja involucrada en la actividad sexual. La orientación sexual puede manifestarse en forma de comportamientos, pensamientos, fantasías o deseos sexuales, o en una combinación de estos elementos.

Por otra parte, tenemos la referencia de identidad sexual la cual está relacionada con la percepción que cada individuo tenga sobre sí mismo, sobre su cuerpo y los rasgos físicos que presente, sin embargo, esta percepción puede o no corresponder con el sexo determinado al nacer, generalmente si la persona nace con genitales femeninos entonces se considera una hembra, si por el contrario nace con genitales masculinos entonces se considera un varón, entonces tenemos que la identidad sexual es la recopilación de diversos aspectos: biológicos, psicológicos y ambientales, en donde la persona especialmente durante la etapa de la adolescencia es donde comienza a comprenderse, a percibirse desde un punto de vista más amplio y reflexivo, durante esta etapa es posible que la persona descubra que la manera como era identificado sexualmente no es la manera como se siente realmente, conduciendo al individuo a un estado de angustia y sufrimiento al no sentirse como la mayoría de su género. 

Culturalmente desde los países en vías de desarrollo es muy difícil hablar de estos términos y educación sexual en general, las consecuencias en el desarrollo del ser humano por el desconocimiento o entendimiento errado y tergiversado de la sexualidad son abrumadoras, el ejemplo gráfico y tangible más cercano son los embarazos a temprana edad, pero desde un punto de vista psicológico nos referimos a inconformidades, nula o escasa aceptación y disfrute de la vida sexual, temores irracionales, autoestima frágil y lastimado, alteraciones del estado de ánimo y disminución de nuestra resiliencia o dificultades para afrontar los problemas.

El pleno goce y disfrute de una vida sexual activa y aceptación de la sexualidad como tal se debe combatir rompiendo los prejuicios sociales, los esquemas de pensamiento y actitudes negativas hacia la sexualidad, esto sin mencionar las ventajas psicológicas y sociales que trae consigo, tales como personas informadas y responsables de su sexualidad, asimismo mayor tolerancia y respeto a las diferentes elecciones sexuales que cada persona elige, claro está sin transgredir los derechos y libertades de la otra persona.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos artículos