27.7 C
Managua
lunes, febrero 6, 2023

Autoestima, una clave para el desarrollo personal.

Debe leer

VIH y embarazo

La depresión posparto

Parto pretermino

Diabetes gestacional

En más de una ocasión frecuentamos el uso de la palabra autoestima, ya sea por ser baja o alta, sin duda alguna la connotación de este término va más allá de lo que parece, por ello, lastimosamente la usamos a la ligera sin tener consciencia de su verdadero significado.

La autoestima implica a grandes rasgos el respeto y consideración que se tiene hacia uno mismo, por supuesto implica la seguridad y actitud positiva para conmigo mismo, además de estas características la autoestima requiere de ciertos pasos para considerarse adecuada, algunos de estos requerimientos son: el autoconocimiento, el auto concepto, la autoevaluación y la auto aceptación. Te preguntaras ¿Por qué tantos autos? La respuesta es que todo depende de ti mismo, cuando hablamos de autoestima nos referimos completamente a ti mismo.

La autoestima baja puede estar relacionado con la falta de consideración e inseguridad hacia uno mismo pero también en el poco conocimiento que nos tenemos, esto conlleva a un percepción errada de uno mismo y por ende de los demás, como consecuencia nos aislamos, evitamos socializar, reprimimos emociones y sentimientos por temor, asimismo evitamos disfrutar a plenitud lo que realmente queremos. Por otro lado, el autoestima alto – pudiese sonar genial y lo necesario – pero no es así, pues hablamos de una percepción elevada e incluso sesgada de nosotros mismos, un concepto quizás impropio o injustificado de lo que nos creemos o consideramos.

Desde la psicología, consideramos que el equilibrio es el mejor término para definir este estado, un adecuado ajuste e interacción de todas estas características (seguridad, respeto, confianza, conocimiento, etc.). Una autoestima equilibrada se traduce en confianza plena en nuestros pensamientos, emociones y acciones, mayor conocimiento de nosotros mismos y nuestra interacción con el ambiente, capacidad de ser asertivos y razonables  con los demás, pero sobre todo una valoración personal idónea y realista de nuestras capacidades, aptitudes y habilidades.

La autoestima la fomentamos aprendiendo a reconocer las herramientas con las que contamos y explotándolas para nuestro beneficio, rodearte de personas agradables y positivas tiene un efecto de seguridad y estabilidad emocional, trabajar nuestros puntos débiles o “Talón de Aquiles” pues reconocemos que es esa área en la que debemos enfocarnos, por último, ser el principal critico constructivo de uno mismo, pues podemos ponernos en los zapatos del otro y obtener una perspectiva distinta a la nuestra que nos permita crecer y aprender de nuestras actitudes y comportamientos con la plena idea de mejora continua.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos artículos

VIH y embarazo

La depresión posparto

Parto pretermino

Diabetes gestacional

Infección por VPH